logo


Por  Claudio Pimentel Pérez. Abogado, licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Central de Chile. Miembro del Comité Editorial y Jefe de departamento de Derecho Civil y Derecho Tributario de Nuevo Derecho. Correo: cpimentel@nuevoderecho.cl.

Durante la jornada de hoy, en un establecimiento destinado a la conservación, cuidado y crianza de especies diferentes de animales, especialmente salvajes y exóticos, se suscitó el sacrificio de dos ejemplares de leones Africanos a raíz del acto deliberado de una persona, ante esto la inminente colisión de derechos fundamentales ¿ qué bien jurídico debe primar? Puede pensarse que aquello se encuentra desde luego zanjado por la legislación y doctrina; nacional y comparada. Sin embargo, ante los inminentes avances socioculturales, nos lleva a la formulación de una tercera interrogante, ¿se encuentran estos modelos vigentes ante el contexto de nuestro país?

Al dar revista sobre las mociones relacionadas con la protección de los animales, varios son los ensayos impulsados en el Congreso Nacional, así encontramos la moción que modifica el artículo 19, número 8°, de la Carta Fundamental, en materia de protección de plantas y animales, aquel modifica el Código Sanitario, en el sentido de prohibir la experimentación en animales para la elaboración de productos cosméticos y la importación de estos últimos si han sido probados en animales, entre otros que se han propuesto, solo en este año.

Otro tanto ocurre ante la legislación comparada, en la cual se le ha reconocido la calidad ser vivo a animales domésticos.

Un poco más allá se encuentra la Liga Internacional de los Derechos del Animal y las Ligas Nacionales afiliadas en la Tercera reunión sobre los derechos del animal, organizaciones que proclamaron la Declaración Universal de los derechos del animal, instrumento que posteriormente fue aprobada por la UNESCO y la ONU.

En razón de esto, podemos al menos reflexionar en torno a la clara la existencia de colisión de derechos, en relación a los actos que ocurren en contra de los animales, quisiéramos en esta ocasión centrar nuestro análisis en lo sucedido en el Zoológico Metropolitano, en la cual dos animales resultaron inducidos por un sujeto para que lo atacasen, resultando estos victimas del acto deliberado del primero, sufriendo aquellos las consecuencias más graves, privándoles de su vida.

Entre nosotros, no resultó una decisión en justicia optar por la muerte de los ejemplares. Sustentamos lo anterior en la libre voluntad de la persona, quien decidió hacer ingreso al hábitat, lo que en técnica jurídica se denomina acción libre en su causa, circunstancia que debió haber hecho decidir a los tiradores autónomos por una aplicación proporcionada en el cumplimiento del deber, optando por un tipo de métodos menos lesivo, y mortal.

Las diversas técnicas legislativas anteriormente señaladas nos pueden ayudar a comprender el golpe de timón en relación a la protección de los animales durante los últimos 39 años, acuñando conceptos cómo “ser sintiente”, “Biocidio”, entre otros. Sin embargo, estos avances intelectuales quedan inertes e infravalorados, cuando frente a hechos en los cuales deben ser aplicados, son estos omitidos.

Claudio Pimentel Perez
Abogado, licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Central de Chile. Miembro del Comité Editorial y Jefe de departamento de Derecho Civil y Derecho Tributario de Nuevo Derecho. Correo: cpimentel@nuevoderecho.cl

Dejar un comentario con:

Loading Facebook Comments ...