logo


Por Miguel Silva Bustos

El conflicto Ucraniano no pasó desapercibido, desde que el año 2014 empezaran las revueltas en Kiev, y terminaran finalmente con la anexión de una parte del territorio ucraniano -Crimea- a Rusia.

Ante esta situación, la tarde del 16 de Junio de 2017, Ucrania inicio el procedimiento de solución de controversias,-medios legales-, a través de la Corte Internacional de la Haya para demandar a Rusia sobre violaciones de la Convención Internacional para la represión del financiamiento del Terrorismo de 1999 y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial del año 1965, siendo ambos estados partes de estos tratados.

Corte Internacional de Justicia

Recordemos, que la Corte Internacional de Justicia es el órgano principal de las Naciones Unidas, establecido en junio de 1945, que vino a reemplazar a la Corte Permanente Internacional de Justicia. Su cede se encuentra en el Palacio de la Paz de la Haya (Países bajos). Y, dentro de las Naciones Unidas, es el único que no se encuentra en New York.

Tiene como misión; resolver, en conformidad al Derecho Internacional, las controversias jurídicas presentadas por Estados, emitir opiniones consultivas que le remitan tanto órganos y organismos de las Naciones Unidas, debidamente autorizado. Sus opiniones no son vinculantes, pero sus sentencias si, las cuales no pueden ser apeladas. En caso de incumplimiento, el Consejo de Seguridad es el llamado a hacer cumplir sus decisiones.

La Corte está compuesta por 15 jueces o magistrados, por un período de 9 años, y son elegidos por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Por lo que es un órgano independiente, que cuenta con un registro de asistencia y su propia secretaría internacional, cuyas actividades son tanto judicial, diplomáticas y administrativas. Siendo sus idiomas oficiales: el francés y el inglés.

Este tribunal, es el único tribunal de carácter universal con jurisdicción general, el cual no debe confundirse con otros con sede en La Haya y áreas adyacentes, Como el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia), la Corte Penal Internacional (CPI), la primera corte penal internacional permanente, establecida por tratado, que no pertenece al sistema de las Naciones Unidas ), El Tribunal Especial para el Líbano o el Tribunal Permanente de Arbitraje PCA, una institución independiente que ayuda al establecimiento de tribunales arbitrales y facilita su trabajo, de conformidad con la Convención de La Haya de 1899).

Conflicto

En este caso en particular, Ucrania, se basó en las distintas agresiones e intimidaciones de Rusia, desde la Revolución Naranja en 2004. Ha dicho que las escalas de interferencia en asuntos de niveles peligrosos han sido el por qué ha decidido demandar. De las cuales podemos mencionar: intervenciones militares en Ucrania, financiamiento de actos terroristas y violaciones de los derechos humanos de millones de ciudadanos Ucraniano, incluido sobre todo, el derecho a la vida.

El demandante, ha identificado areas del oriente-sur de Ucrania, en donde Rusia ha instigado y sostenido una desobediencia armada en contra del Estado Ucraniano. Por lo que Ucrania consideró estas acciones una violación a los principios de derecho internacional, incluido los consagrados en las convenciones anteriormente mencionadas, esencialmente sobre financiamiento del terrorismo.

Dentro del primer escrito, Ucrania reafirma su acusación en la Convención para la represión del financiamiento del terrorismo, específicamente en los párrafos 134 al 136. En ellos, Ucrania denuncia que, a través de agentes y organismos del Estado ruso, se violaron obligaciones de este tratado, contribuyendo con armas y entrenamiento, creando grupos militares,-todo esto-, en contra de Ucrania.

Además, señala que Rusia asumió la responsabilidad internacional, ya que fomentaron el terrorismo y no lo previnieron, de acuerdo a los distintos hechos suscitados en este último tiempo:

  1. Derribamiento del avión Malaysian Airlines Flight MH17.
  2. Bombardeo a civiles ucranianos en las zonas de Volnovakha, Mariupol y Kramatorsk.

Por lo tanto, Ucrania pidió a la Corte Internacional de Justicia el cumplimiento de las obligaciones contraídas en estos tratados, cesando el fuego, dineros, armas y entrenamientos a grupos armados que realizan actos terroristas en contra de Ucrania y en distintas zonas del país, y desde Rusia a Ucrania. Además, Ucrania pidió de impedir estas mismas acciones, en especial a todos el aparato estatal Ruso, señalando a “Sergei Shoigu”, Ministro de Defensa ruso, también Vladimir Zhirinovsky, Sergei Mironov, Gennadiy Zyuganov, pertenecientes al Estado de Rusia, para persecución en contra de otros actores responsables del financiamiento terrorista. Y cooperar en la investigación del financiamiento del terrorismo, tanto pasado, presente y futuro, incluyendo a todos de todos los conflictos entre Ucrania y Rusia, sin excepción.

Ucrania, solicitó la reparación por la caída del avión, por los bombardeos y desplazamientos en las distintas regiones de Ucrania (Volnovakha, Mariupol, Kramatorsk, Kharkiv) y por todos otros actos que Rusia haya causado, facilitado o ayudado en la financiación del terrorismo, e investigar quiénes son los responsables.

Por otro lado, Ucrania nombró la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial del año 1965, estableciendo que a este caso le eran aplicables los párrafos 137 al 138, insistiendo en que la Corte juzgue y declare a Rusia, y a todos quienes ayudaron a la toma ilegal de los territorios de Crimea, responsables de no cumplir las obligaciones por:

a) Discriminar y maltratar a la Comunidad Tártara (Étnia proveniente de los Mongoles) tratando de borrar su cultura, los cuales fueron percibidos como enemigos a la anexión de Crimea a Rusia.

b) Realizar un referéndum ilegal en un ambiente de violencia e intimidación en contra de grupos étnicos no rusos, sin buscar una solución que incluyera la protección a estos, y privar de la protección legal que Ucrania habría entregado, sometiéndolos al dominio y régimen de Rusia.

C) Eliminar toda expresión política y cultural de la identidad de los tártaros de Crimea, persiguiendo a los dirigentes tártaros de Crimea y la prohibición de Mejlis (organización política de los Tártaros en Crimea), evitando que se reúnan a celebrar y conmemorar su cultura.

E) Realizar y tolerar campañas de persecución, acoso, desaparición y asesinatos a personas de la Comunidad Tártara en Crimea. Además, de registrar y detener arbitrariamente a esta comunidad, silenciando a todos los medios políticos, sociales y de comunicación de la comunidad étnica tártara.

F) Suprimir la enseñanza del idioma tártaros de Crimea e instituciones educativas, que enseñaban la lengua tártara y ucraniana. Además, de prohibir la celebraciones y reuniones de civiles ucranianos en el territorio de Crimea.

Además, Ucrania solicitó a la Corte Internacional de Justicia que Rusia enmiende todo lo anteriormente dicho, dejando de lado toda acción en contra de los grupos étnicos en Crimea y Ucranianos. Restituyendo su cultura y su organización a los Tártaros para que pudieran realizar el “Mejlis”, ejercer sus derechos de reunión y participación política.

Por otro lado, también, solicitó que Rusia adopte inmediatamente las medidas necesarias para poner fin a las desapariciones y asesinatos de los Tártaros e investigar estas situaciones  en Crimea. Además, poner fin a la búsqueda y detenciones ilegales y desproporcionadas de los grupos étnicos. A esto se agrega, la restitución de todo tipo de comunicación Tártara, dejando de interferir en ellas, como también en la educación tártara como la Ucraniana. Restableciendo los derechos de participación cultural, el libre funcionamiento de los medios de comunicación y reparar a todas las víctimas de la política de Rusia en cuanto a las acciones de eliminación cultural que ha realizado Rusia de manera discriminatoria en los territorios ocupados de Crimea.

Medidas Provisionales

En la Corte es común que se puedan realizar, principalmente para la protección de derechos, los cuales son de necesaria urgencia su garantía para la realización y desarrollo de la comunidad y las personas que viven en una región o país determinado. También, para la prevención de hechos ilícitos que pudieran estar ocurriendo en este momento.

Dentro de ellas, Ucrania solicitó a la Corte que Rusia se abstuviera del financiamiento del terrorismo, suministro de armadas; dificultar este caso mediante alguna acción de agresividad; ejercer control adecuado de sus fronteras para impedir esta financiación; detener y evitar todas las transferencias de dinero, armas, vehículos, equipos, entrenamiento o personal para combatir en contra de Ucrania o que en el futuro puedan participar en la “República popular de Donetsk”, “República Popular de Luhank”, Kharkiv y otros grupos asociados; adoptar medidas de garantía para abstenerse de transportar todo tipo de armas, dineros, vehículos y entrenamiento de civiles”.

También, a través del CERD, que Rusia debía abstener de cualquier acto que pueda agravar esta controversia; dejar de lado la discriminación racial; cualquier medida que pueda agravar o ampliar la controversia en virtud del CERD ante la Corte o dificultar su resolución; cesar represiones políticas, jurídicas y sociales, tanto de los Tártaros como los ucranianos; investigar sin demora las desapariciones de ciudadanos en Crimea; y, cesación desistimiento de represión política y cultural en contra del pueblo ucraniano étnico en Crimea, incluido las restricciones de enseñanza y derechos educativos.

¿Posibilidades de ganar?

El conflicto ucraniano-ruso, no solo ha llegado a ser un problema local, sino que diferentes organismos como la Unión Europea, la Asamblea General de Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos (Ginebra), Consejo de Seguridad, etc, han sido testigos de la situación descrita en el escrito presentado ante la Corte Internacional de Justicia. Al parecer, no es un hecho aislado, y que Rusia tendrá que hábilmente llevar, ya que Ucrania no está solo. Cuenta con el apoyo de Europa, EE.UU. y, últimamente, China.

Este último país, a través de su líder Chino Xi Jinping, dijo que ayudaría a Ucrania a luchar en contra de las agresiones rusas, expresando promover una solución pacífica en la región de Donbass y la restauración de la integridad territorial de Ucrania”, apoyando la soberanía de ésta. Todo esto, se ha acordado para la continuación por el bien de mantener la paz y estabilidad a nivel regional y global, incluso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, quedando establecido que ambas partes se volverán a reunir e intercambiar visitas diplomáticas, las cuales se acordarán por vías diplomáticas.

Esta vez, al parecer, Rusia, políticamente, diplomáticamente y jurídicamente “no la tiene fácil”.

Dejar un comentario con:

Loading Facebook Comments ...